¿Cómo podar un huerto de manzanos de alta densidad?

Por Mario Miranda Sazo
Información modificada a partir de un boletín técnico en inglés preparado por el Prof. Terence Robinson, Universidad de Cornell, NY, USA.

Ya que la temporada de crecimiento está bien encaminada en nuestra región, en el blog de hoy trataremos un tema importante para cualquier persona interesada en manzanos: el podado de los árboles. A pesar de que en este posteo nos enfocaremos en la poda de manzanos bajo el sistema “Tall Spindle”, muchas de nuestras recomendaciones también lo ayudarán a entender mejor aspectos generales a tener en cuenta en el podado y el crecimiento de árboles frutales.

El podado de frutales permite la estimulación de la floración y una mejor producción de fruta. Foto: Apple and Pear Australia, Ltd. (CC).

¿Por qué podar?

La poda siempre es una acción que puede producir efectos positivos y negativos al mismo tiempo. Los efectos negativos de la poda pueden incluir una reducción y/o retraso de la producción, y un mayor crecimiento vegetativo (más hojas que flores). Los beneficios de la poda incluyen una mejora en la penetración de la luz a través de la copa, lo cual conlleva a mejor calidad de fruta y fructificación, un mejor control del tamaño del árbol, renovación de las partes del árbol que cargan la fruta, y un mejor acceso de potenciales aplicaciones foliares, resultando en un mejor control de insectos y enfermedades. Las estrategias modernas de poda intentan maximizar los beneficios de la poda y al mismo tiempo reducir los efectos negativos de éstas.

El Sistema Tall Spindle

Los sistemas modernos de huertos de alta densidad como el Tall Spindle, consisten básicamente en un árbol compuesto por un tronco de 10 pies de alto (3 metros) con ramillas frutales insertadas a lo largo de todo el eje del tronco. Esta estructura básica puede desarrollarse en sólo 3 años ya que el eje central no es despuntado al momento de la plantación. Los sistemas de Tall Spindle están basados en conceptos simples de poda que incluyen la poda mínima en los primeros años del huerto para inducir producción, y la poda de renovación de ramas en huertos adultos para mantener una copa (follaje) angosta con buena distribución de luz.

Un huerto moderno de alta densidad o Tall Spindle (1210 arboles/acre). Foto tomada en plena floración; Mario Miranda Sazo.

Poda de manzanos jóvenes en Tall Spindle

La poda mínima de árboles jóvenes en el sistema Tall Spindle promueve producciones tempranas y de buen rendimiento. Como en este sistema los árboles no son despuntados, se permite el desarrollo rápido de un árbol alto y delgado, y una floración temprana, ya que la poda retrasa la floración (y aumenta el crecimiento vegetativo).

El amarre de ramas bajo la horizontal (haciendo que las ramitas cortas “apunten hacia abajo”) es otra técnica importante de este sistema, que también lleva a la inducción de producciones tempranas. Este amarre debe hacerse lo más pronto posible después de la plantación, para promover la fructificación y prevenir que las ramillas se transformen en ramas permanentes no productivas. Este cambio simple en el manejo del árbol, permite que muchas ramillas se mantengan fructíferas por un tiempo largo y muy poca poda invasiva deba realizarse en los primeros 5 años de edad del árbol. Después del amarrado inicial o del uso de pesos para doblar las ramillas hacia abajo, las ramas nuevas que broten del eje no necesitan amarrarse. Por lo tanto, con el Tall Spindle el amarre adicional de ramillas en los años 2, 3, ó 4 no es necesario, y en nuestros climas puede realizarse hasta finales de Agosto.

Cuando el amarre de ramas y el no despunte se combinan en árboles jóvenes, producciones tempranas de buen rendimiento pueden lograrse en el segundo año.

En el árbol joven en Tall Spindle (1-5 años) la poda correctiva se limita a la remoción ocasional de ramas laterales que comienzan a competir con el líder. Estas pueden estar localizadas cerca de la copa del árbol o más abajo en el tronco. Se identifican como ramas laterales a aquellas cuyo diámetro excede 2/3 del diámetro del eje a esa misma altura. Durante la poda de invierno, un huerto joven en Tall Spindle puede podarse en 3 horas por acre caminando a lo largo de la hilera y removiendo sólo las ramas más grandes/mal ubicadas, y dejando al líder sin competencia.

Para saber más sobre cómo hacer la poda de árboles jóvenes, lo invitamos a consultar esta completa guía visual.

Un huerto típico en Tall Spindle después de realizada la poda de invierno. Note que los arboles sólo tienen ramas finas y con yemas frutales. Las ramas gruesas se van eliminando cada año a través de la poda de renovación. Foto: Mario Miranda Sazo.

Poda de manzanos maduros en Tall Spindle

Los árboles en sistema Tall Spindle alcanzan su madurez a partir del año 5. Desde ese momento, un proceso de poda de tres pasos, simple y repetitivo permite la renovación de ramas y es rápido, requiere un número mínimo de cortes de poda y genera una buena distribución de luz.

Paso 1 – Control de la Altura del Árbol

Usualmente, en el sexto año y después de alcanzar buena producción, el líder es podado anualmente a una ramilla frutal ubicada a la altura óptima. Así, la intercepción de luz es maximizada sin producir mucha sombra en la parte baja de la copa del árbol.

Paso 2 – Manejo del Calibre de Ramas

Cuando una rama lateral es muy larga o muy gruesa, ésta se remueve permitiendo que una rama de reemplazo se desarrolle. Para limitar los efectos negativos de la poda, limitamos el número de ramas a ser removidas a sólo 2 por año. Si este proceso es repetido anualmente, el árbol nunca alcanza a desarrollar ramas grandes y permanece sólo con ramillas frutales, manteniendo la estructura angosta y fina típica de un árbol en Tall Spindle.

Cuando los árboles han alcanzado el estado de madurez, las ramas bajas generalmente ya están muy grandes y deben comenzar a ser removidas (2 por año). Para ésto, removemos las ramas de un diámetro de por lo menos ¾ pulgadas.

En esta etapa de madurez del huerto, la copa de los árboles tiende a crecer más que la parte de abajo, bloqueando luz. Para prevenir este problema, a medida que el árbol envejece, la copa del árbol debe mantenerse más angosta que la parte baja del mismo (forma cónica). Una estrategia exitosa para manejar la copa de los árboles es la remoción anual de 1 a 2 ramas grandes (más de ½ pulgada) en la parte alta. Cuando este tipo de poda se repite año tras año, la copa del árbol estará compuesta sólo de ramillas frutales jóvenes y se mantendrá la forma cónica deseada.

Paso 3 – Columnarizar o Simplificar las Ramas Frutales

Una vez que 1-2 ramas grandes son removidas cada año, el resto de las ramas del árbol deben ser columnarizadas o simplificadas, lo cual mejora el color de la fruta. Para hacer esto, aquellas ramillas secundarias con un diámetro mayor a ½ diámetro de la rama deben ser removidas, dejando cada rama como una columna larga cargada con fruta. Además, una rama ‘simplificada’, da menos sombra a la parte baja del árbol que una rama con mucho follaje, lo cual también ayuda a la producción.

Cuando ramas simplificadas terminan siendo muy largas o muy gruesas, éstas son removidas a través de la poda anual de 1-2 ramas grandes por año. En el sistema Tall Spindle, la combinación de las estrategias de ramas simplificadas y de renovación anual de las ramas más gruesas, lleva al desarrollo de árboles angostos, finos y con buena distribución de luz, que pueden mantenerse productivos y sin problemas durante toda la vida del árbol.


Mario Miranda Sazo, Cornell Cooperative Extension, Lake Ontario Fruit Program.

Un comentario sobre “¿Cómo podar un huerto de manzanos de alta densidad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s